Actuaciones en directo de PEQUEÑO FORMATO

“ACTUACIONES EN DIRECTO” Y

“ACTUACIONES EN DIRECTO DE PEQUEÑO FORMATO”

Decreto 155/2018

La entrada en vigor del Decreto 155/2018, de 31 de julio, por el que se aprueba el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos Públicos de Andalucía y se regulan sus modalidades, régimen de apertura o instalación y horarios de apertura y cierre.(BOJA 150 de 3 de agosto de 2018), introduce dos nuevos conceptos encuadrados en “actividades recreativas” que no son sino la normalización y aprobación de nuevos focos ruidosos contra los que se había estado luchando desde hace tiempo pero, finalmente, los gremios de la hostelería y el espectáculo ha ganado de nuevo una batalla a los melindrosos quejicas que no pueden dormir, ven afectada su salud con insomnio, ansiedad y depresión (entre otros) y ven devaluado su patrimonio, su vivienda, debido a los ruidos que soportan, todo ello con la bendición mediante este Decreto de la Junta de Andalucía.

 

RESUMEN

 

La actuación en directo o la actuación en directo de pequeño formato es una actividad recreativa realizada en vivo por artistas o personas ejecutantes que puede disponer de equipos de reproducción o amplificación sonora o audiovisual. Se pueden desarrollar establecimientos de ocio y esparcimiento, en establecimientos de hostelería (bares, cafeterías, restaurantes, pubs, discotecas) así como, durante cuatro meses al año, en sus terrazas o veladores, incluso en zonas de especial protección.

 

Su horario será entre las 15:00 y las 24:00 horas tanto para actuaciones en el interior de los establecimientos como en sus terrazas o veladores.

 

La Declaración Responsable puede ser suficiente para autorizarlos.

 

Estas nuevas actividades se justifican por satisfacer las demandas municipales, las de los sectores de la hostelería, el espectáculo y el ocio y la defensa de la cultura y la música en Andalucía. No se justifica ni se tiene en cuenta la protección del medio ambiente y de las personas frente al ruido y las vibraciones.

 


 

Sigamos las recomendaciones de Quintiliano a ver si así comprendemos de qué estamos hablando.

¿QUÉ es una “ACTUACIÓN EN DIRECTO” y una “ACTUACIÓN EN DIRECTO DE PEQUEÑO FORMATO”?

Lo encontramos en el Art. 14:

Actuaciones en directo:

Aquellas que se realicen en vivo por artistas o personas ejecutantes en escenarios, con o sin apoyo de medios de reproducción o amplificación sonora o audiovisuales, debiendo disponer los establecimientos públicos de camerinos o espacios específicos para la preparación de los artistas o personas ejecutantes.

Actuaciones en directo de pequeño formato:

Aquellas que no requieran escenario ni camerinos para quienes las ejecuten y cuyo desarrollo no suponga una modificación de la actividad, no afecte a las condiciones técnicas y de aislamiento acústico generales del establecimiento público, ni sean susceptibles de producir una alteración de la seguridad y condiciones de evacuación, un aumento del aforo máximo permitido, ni impliquen la instalación de estructuras eventuales para su desarrollo.

Es decir, básicamente la diferencia entre ambos conceptos es la necesidad o no de camerinos para los artistas y de escenario. Para las de pequeño formato, no se aclara en este artículo si podrán disponer o no de equipos de reproducción o amplificación sonora aunque, como veremos más adelante, sí se contemplan incluso en terraza de veladores. La referencia al aislamiento acústico es tan inconcreta como inútil.

¿DÓNDE se pueden desarrollar estas actuaciones?

Vayamos poco a poco:

Artículo. 14.3: En el interior de los espacios fijos, cerrados y cubiertos de los establecimientos de ocio y esparcimiento se podrán ofrecer y desarrollar con carácter habitual actuaciones en directo y actuaciones en directo de pequeño formato, ya que las mismas están implícitas en la actividad de ocio y esparcimiento.

Art. 14.4 En el interior de los espacios fijos, cerrados y cubiertos de los establecimientos de hostelería se podrán ofrecer y desarrollar, como complemento al desarrollo de su actividad, actuaciones en directo de pequeño formato, exclusivamente para la amenización de las personas usuarias de las actividades de hostelería.

Se puede consultar la definición de “establecimientos de hostelería” en el epígrafe III.2.7 del Anexo. Por su interés, comento a continuación:

III.2.7. Establecimientos de hostelería:

III.2.7.a) Establecimientos de hostelería sin música

Es decir bares, cafeterías, quiosco-bar, restaurantes, pizzerías, hamburgueserías,… es decir, donde se sirven comidas y/o bebidas pero no pueden equipos de reproducción sonora de ningún tipo ni tampoco, hasta ahora, en directo. Curiosamente ahora no podrán tener conectada la radio ni el hilo musical pero sí ofrecer una actuación en directo. Un disparate, ¿no?

III.2.7.b) Establecimientos de hostelería con música.

Aquí nos encontramos con bares, pubs, cafeterías, restaurantes, discotecas,… con equipos de reproducción sonora que obligatoriamente estarán controlados mediante limitadores-controladores acústicos para asegurar que en ningún momento se superan los límites máximos permitidos en viviendas o espacios colindantes así como en el exterior. Se diferencian de lo que ahora se conoce como “establecimiento especiales de hostelería con música” en que los primeros no pueden tener actuaciones en directo. Ahora sí.

 

III.2.7.c) Establecimientos especiales de hostelería con música.

Las salas de fiestas y salones de celebraciones, es decir donde se sirven bebidas y/o comidas y hay camerinos y un escenario para realizar actuaciones en directo. Hasta ahora eran los únicos estabecimientos que podían ofrecer, en el interior nunca en el exterior, actuaciones en directo independientemente se su formato.

La definición de “establecimientos de actividades de ocio y esparcimiento” la encontramos en el Anexo del Decreto en el epígrafe III.2.8.

El artículo 15 prohíbe la Instalación de equipos de reproducción o amplificación sonora o audiovisuales, actuaciones en directo y actuaciones en directo de pequeño formato en terrazas y veladores de establecimientos de hostelería y de ocio y esparcimiento.

Si es Ud. alguien afectado por el ruido no dé un suspiro de alivio aún, le tengo que dar una mala noticia. Si es un empresario de hostelería, la noticia es buena. Se contemplan las excepciones de las Disposiciones Adicionales Tercera y Cuarta que ofrecen la posibilidad por espacio de cuatro meses dentro del año natural de instalar y utilizar equipos de reproducción o amplificación sonora o audiovisuales así como el desarrollar actuaciones en directo de pequeño formato en terrazas y veladores, incluso en zonas acústicas especiales.

Interesante también la Disposición Adicional Séptima que se refiere a “Hostelería desarrollada en vehículos”, los “Full Tracks”, que deberán disponer de terrazas de veladores (en caso contrario se considera comercio ambulante) y, por lo tanto, podrán ofrecer actuaciones en directo de pequeño formato. Se consideran establecimientos eventuales. Es decir, de la noche a la mañana llega una furgoneta con colores atractivos vendiendo salchichas, coloca unas mesas y unas sillas y le monta un concierto todos los días durante cuatro meses…. Y la Comunidad de Propietarios había cambiado los estatutos para prohibir bares en los locales comerciales. ¡Qué ingenuos!

Otra excepción que recoge el art. 15 es la que se refiere a las autorizaciones de carácter extraordinario que los Ayuntamientos puedan otorgar, en los términos previstos en el Decreto 195/2007, de 26 de junio.

Por cierto, otra vuelta de tuerca u otro regalo, dependiendo de su situación: todos los establecimientos de ocio y esparcimiento y actividades de hostelería, incluidos bares con música pubs y discotecas, podrán tener a partir de ahora terrazas o veladores lo cual estaba explícitamente prohibido en el anterior Nomenclátor para locales con música, pubs, discotecas, salas de fiesta, etc. ¡Y con su concierto incluido!.

Algo importante para luchar contra la contaminación acústica: no se permite bailar fuera del establecimiento o de la terraza (punto 5 de III.2.7 del Anexo aunque la redacción, en mi opinión, no es clara; dependiendo de su situación podrá entender una cosa u otra).

¿CUÁNDO se pueden realizar actuaciones en directo y de pequeño formato?

Conforme al art. 20.4, el horario de las actuaciones en directo de pequeño formato desarrolladas en los establecimientos de hostelería será determinado por los Ayuntamientos correspondientes, sin que puedan iniciarse antes de las 15.00 horas ni finalizar después de las 24:00 horas.

En el caso de establecimientos de ocio y esparcimiento se podrán celebrar durante todo el horario general de apertura y cierre que rija para el correspondiente establecimiento público, ya que las mismas están implícitas en la actividad de ocio y esparcimiento.

El mismo horario sirve para las actuaciones en terrazas o veladores (Disposiciones Adicionales Tercera y Cuarta).

¿CÓMO?

Los titulares de los establecimientos podrán solicitar la modificación de las condiciones de la actividad habitual para su complemento con actuaciones en directo de pequeño formato y estarán sometidos a los medios de intervención municipal que, en muchas ocasiones, se resume en la Declaración Responsable.

En caso de no solicitar la modificación, se podrán realizar aquellas actuaciones en directo de pequeño formato que expresamente se hayan autorizado por el Ayuntamiento como actividad de carácter extraordinario, en los términos previstos en su normativa reglamentaria.

Me vuelvo a remitir al art. 14.4

Las actuaciones en directo de pequeño formato no estarán implícitas en la actividad de hostelería, por lo que sólo podrán desarrollarse cuando esas actividades complementarias estén previstas y consten en la declaración responsable de apertura del establecimiento público o se hayan autorizado por el Ayuntamiento en los supuestos que proceda.

He subrayado el “o” para resaltar que no es un “y”, es decir, que es mediante Declaración Responsable.

¿POR QUÉ?

Las actuaciones en directo y las de pequeño formato las justifica el legislador con la adaptación a los actuales hábitos sociales en materia de ocio, a las demandas municipales y del sector, en estrecha relación con las mismas, hay que hacer mención a la Proposición no de Ley en Pleno en defensa de la cultura y la música en Andalucía, 10-15/PNLP-000054, por la que el Parlamento de Andalucía ha instado también al Consejo de Gobierno a incorporar al Nomenclátor el concierto de pequeño formato o acústico como un nuevo tipo de actividad recreativa así como nuevos espacios denominados «establecimientos especiales» en los que puedan desarrollarse espectáculos públicos y actividades recreativas y de ocio con carácter excepcional. La primera de las proposiciones se ha materializado en la inclusión de la figura «actuación en directo de pequeño formato» y la segunda en los «establecimientos especiales para festivales», en los que se pueden desarrollar, conjunta o simultáneamente, con carácter ocasional y duración inferior a cuatro meses dentro del año natural, espectáculos musicales, actividades de ocio y esparcimiento, actividades culturales y sociales y de hostelería (II de Exposición de motivos).

Pues bien, parece que no hay ningún interés por la protección del medio ambiente o de las personar frente a la contaminación acústica.

Sí lo hay por satisfacer las demandas municipales, de los sectores de la hostelería, el espectáculo y el ocio y la defensa de la cultura y la música en Andalucía.

EN RESUMEN

La actuación en directo o las actuación en directo de pequeño formato es una actividad recreativa realizada en vivo por artistas o personas ejecutantesque puede disponer de equipos de reproducción o amplificación sonora o audiovisual. Se pueden desarrollar establecimientos de ocio y esparcimiento, en establecimientos de hostelería (bares, cafeterías, restaurantes, pubs, discotecas) así como, durante cuatro meses al año, en sus terrazas o veladores, incluso en zonas de especial protección.

Su horario será entre las 15:00 y las 24:00 horas tanto para actuaciones en el interior de los establecimientos como en sus terrazas o veladores.

La Declaración Responsable puede ser suficiente para autorizarlos.

Estas nuevas actividades se justifican por satisfacer las demandas municipales, las de los sectores de la hostelería, el espectáculo y el ocio y la defensa de la cultura y la música en Andalucía. No se justifica ni se tiene en cuenta la protección del medio ambiente y de las personas frente al ruido y las vibraciones.

Cobro de tasas municipales por mediciones acústicas

¿Se puede cobrar una tasa municipal por inspección acústica?

Pues a un denunciante NO. Sólo se puede repercutir la tasa, en su caso, al titular de la actividad o instalación ruidosa siempre y cuando el Ayuntamiento lo tenga regulado.

De conformidad con el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea que en su art 191.2 contempla, entre otros, el principio de “quien contamina paga” y también el principio de acción preventiva frente a la contaminación. Como consecuencia, según sentencia indicada del TSJCV, no se puede exigir el pago al denunciante. No obstante algunas ordenanzas recogen aún esta posibilidad.

Veámoslo.

Partimos de la Disposición Adicional Sexta de la Ley 37/2003 del Ruido

DISPOSICIÓN ADICIONAL SEXTA. Tasas por la prestación de servicios de inspección.

De conformidad con lo previsto en el apartado 4 del artículo 20 de la Ley 39/1988, de 28 de diciembre, Reguladora de las Haciendas Locales, las Entidades Locales podrán establecer tasas por la prestación de servicios de inspección que realicen para verificar el cumplimiento de lo dispuesto en esta Ley.

En base a esta Disposición de la Ley, parece que los Ayuntamientos podrán regular el importe y el sujeto pasivo de la tasa por inspección acústica. El importe que varía entre los 100 € y los 400 € (precios de 2014). Esta regulación se encontrará en la ordenanza municipal en materia de ruidos y en las ordenanzas fiscales, o bien en una ordenanza específica. Son muy escasas las ordenanzas municipales que regulan el cobro de tasas por inspección acústica probablemente porque se trata de una medida impopular.

Lo primero que podemos pensar es que si tras una denuncia la inspección resultara positiva (es decir, que hay ruido), la tasa la abone el titular de la actividad o instalación ruidosa y, en caso de que la inspección resultara negativa, la tasa la abona el denunciante.

Sin embargo es de interés la sentencia del TSJ de la Comunidad Valenciana que anula el artículo 3º.1º de la Ordenanza reguladora de la Tasa por prestación de servicios para la protección contra la contaminación acústica en el municipio de Elche.

Esta sentencia resuelve la cuestión planteada.

La Disposición adicional sexta de la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, relativa a las "tasas por la prestación de servicios de inspección", prevé́ que "de conformidad con lo previsto en el apartado 4 del art. 20 de la Ley 39/1988, de 28 de diciembre, Reguladora de las Haciendas Locales, las Entidades Locales podrán establecer tasas por la prestación de servicios de inspección que realicen para verificar el cumplimiento de lo dispuesto en esta ley". Según la Exposición de Motivos de dicha ley, la disposición habilita a las entidades locales “para repercutir el coste de las inspecciones sobre el titular del correspondiente emisor acústico objeto de inspección". Como tiene dicho este tribunal en su STSJCV de 21-1-2011 (Sección Primera ), "el régimen jurídico al que se sujeta la tasa por la prestación de servicios de inspección es el establecido en la LRHL, actualmente contenida en el RDLej 2/2004, de 5 de marzo, cuyo art. 20.1 autoriza a las entidades locales al establecimiento de tasas por la utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público local, así́ como por la prestación de servicios públicos o la realización de actividades administrativas de competencia local que se refieran, afecten o beneficien de modo particular a los sujetos pasivos, definiendo el hecho imponible en forma concorde con el art. 2.2 de la LGT . El listado de supuestos en que puede establecerse la tasa se recoge en el art. 20.4 de la Ley, al que se incorpora el previsto en la Disposición adicional sexta de la Ley del Ruido de 2003, quedando configurado el hecho imponible de la tasa como la prestación del servicio de inspección para verificar el cumplimiento de lo dispuesto en la Ley del Ruido de 2003.

El art. 191.2 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea contempla -entre otros principios que han de informar la política europea de medio ambiente- el de "quien contamina paga" y también el principio de acción preventiva frente a la contaminación.

De dichos principios cabe extraer que las denuncias de supuestos focos de contaminación acústica que, a la postre, no se demuestren como tales, debe ser consideradas asimismo como una manifestación de la acción preventiva y que, en atención a tal consideración, los costes que de dichas denuncias se deriven habrán de ser asumidos por los titulares de las actividades efectivamente contaminantes. En efecto, una faceta de la acción preventiva frente a la contaminación acústica viene constituida por la investigación eficaz de posibles focos contaminantes. Dicha investigación comienza bien de oficio - así́ se contempla en el art. 3º, apartado 2º, de la Ordenanza cuestionada-, bien previa denuncia de los ciudadanos -normalmente, los afectados por el ruido-, la cual supone un instrumento irrenunciable de la prevención.

De lo que se deriva que los titulares de los correspondientes emisores acústicos contaminantes, con arreglo al principio de "quien contamina paga", asimismo deben asumir los costes correspondientes a las investigaciones preventivas, incluidas las que derivan de una previa denuncia ciudadana y que no terminen con la constatación de un foco de contaminación acústica.

Así, el art. 3º apartado 1º de la ordena Ordenanza reguladora de la Tasa por prestación de servicios para la protección contra la contaminación acústica en el municipio de Elche paso de su redacción de 2013:

Artículo 3º.- Sujeto Pasivo

Son sujetos pasivos las personas físicas, jurídicas y las entidades a que se refiere el artículo 35.4 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, que soliciten o resulten beneficiadas o afectadas por la prestación del servicio.

1º) En el caso de inspecciones efectuadas a instancia de terceros o colindantes se considerará que es sujeto pasivo:

a) El denunciante, en concepto de contribuyente, si con el resultado de la actuación de inspección o verificación se acredita que el denunciado cumple con lo dispuesto en la Ordenanza Municipal de Protección Contra la Contaminación Acústica y resto de normativa aplicable al caso. En estos supuestos, la tarifa regulada en el epígrafe 1 del artículo 6º, tratándose de la primera denuncia del sujeto pasivo con resultado negativo en la medición se le aplicará una reducción del 90%, en el supuesto de una nueva denuncia por parte del mismo sujeto pasivo con resultado también negativo, la reducción aplicable será del 80% y a partir de dicho momento ya no se aplicará para las sucesivas denuncias reducción alguna.

b) El denunciado, a título de sustituto del contribuyente, sin posibilidad de exigir al contribuyente el importe de las obligaciones tributarias satisfechas, si con el resultado de la actuación de inspección o verificación se acredita que éste incumple con lo dispuesto en la mencionada Ordenanza y resto de legislación aplicable al supuesto.

A su redacción corregida con entrada en vigor a partir de 1 de enero de 2018:

Artículo 3º.- Sujeto Pasivo

Son sujetos pasivos las personas físicas, jurídicas y las entidades a que se refiere el artículo 35.4 de la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, que soliciten o resulten beneficiadas o afectadas por la prestación del servicio.

1º) En el caso de inspecciones efectuadas a instancia de terceros o colindantes se considerará que es sujeto pasivo:

a) El denunciado, a título de sustituto del contribuyente, sin posibilidad de exigir al contribuyente el importe de las obligaciones tributarias satisfechas, si con el resultado de la actuación de inspección o verificación se acredita que éste incumple con lo dispuesto en la mencionada ordenanza y resto de legislación aplicable al supuesto.

De interés también el art. 61 de la Ordenanza de protección contra la contaminación acústica por ruidos y vibraciones en el municipio de Elche.

Artículo 61.Tasa por la prestación del servicio de inspección

De conformidad con lo dispuesto en la Disposición Adicional Sexta de la ley 37/2003, de 17 de noviembre, del Ruido el Ayuntamiento cobrará una tasa por la prestación del servicio de inspección que se realicen para verificar el cumplimiento de lo dispuesto en la ordenanza

Encontramos otro ejemplo, aún no corregido, en Ayuntamiento del Consell de Formentera. Conforme al art. 56 de la Ordenanza Municipal para la Protección del medio ambiente y la salud contra la contaminación por ruidos o vibraciones del Ayuntamiento de Consell Insular de Formentera de diciembre de 2014:

Artículo 56 Tasa

1. De conformidad con lo establecido en la Disposición Adicional 6ª de la Ley 37/2003, de 17 de noviembre, del ruido, el Consell cobrará una tasa por la prestación de los servicios de inspección que se realicen para verificar el cumplimiento de lo dispuesto en esta Ordenanza.

La Ordenanza Fiscal Reguladora de la Tasa por prestación del servicio de sonometría en su art. 3 se regula el sujeto pasivo:

Artículo 3

Sujeto pasivo

El sujeto pasivo de esta Ordenanza es la persona natural o jurídica que insta al Consell a la prestación del servicio. Se considera que insta el servicio:

a) En el caso de inspecciones efectuadas a instancias de terceros o colindantes, que lo soliciten expresamente y por escrito:

- El denunciante, si una vez realizado el servicio no puede acreditarse el incumplimiento por parte del denunciado de la normativa de ruidos vigente.

- El denunciado objeto de la medición, en el caso de que con este acredite el incumplimiento de la normativa sobre niveles de ruidos o aislamiento acústico.

b) En el caso de inspecciones del Consell efectuadas de oficio por parte del Consell, se obligará al pago al titular del local, establecimiento o vehículo, si una vez termina la inspección incumple la normativa de ruidos o aislamiento acústico.

c) En el caso de mediciones a instancia y por escrito del titular de la actividad correspondiente al local, él mismo.

Como hemos visto, el primer apartado de 3.a) que se refiere al denunciante no es válido.

Puede consultar la normativa en esta página web.

.

Más artículos...