Un hombre mata a su vecina de trece puñaladas por una discusión sobre ruidos

Un hombre mata a su vecina de trece puñaladas por una discusión sobre ruidos a la hora de la siesta

El agresor, que vive en el piso de arriba de la víctima, ya ha sido detenido

ABC ALICANTEActualizado:28/03/2018 23:02h

Una riña entre vecinos ha terminado en tragedia. Una mujer de 58 años ha fallecido este miércoles tras recibir 13 puñaladas en la cabeza, un brazo y el pecho en una discusión a causa de ruidos a la hora de la siesta en el portal de un edificio de Alicante por parte de un vecino de 41 años, que ya ha sido detenido.

Fuentes de la investigación han informado a Efe de que el suceso ha ocurrido en torno a las 15 horas en el número 12 de la calle Doctor Jiménez Díaz, en el barrio de San Blas, y que el presunto agresor es el vecino de arriba de la víctima mortal.

En un principio, la Policía Nacional recibió un aviso sobre un altercado vecinal y al llegar a la citada dirección hallaron a la mujer viva y tendida en el suelo en un charco de sangre.

La víctima fue trasladada en ambulancia al Hospital General de Alicante pero poco después falleció a causa de la gravedad de las incisiones.

 

Al parecer, ya existía una mala relación vecinal previa en la comunidad de propietarios a causa del ruido. El agresor, que cuenta con antecedentes, se quejaba del ruido que hacía de madrugada la madre de su víctima.

Además de la detención del presunto autor material de las puñaladas, también ha sido arrestado su padre por amenazas graves a la mujer que posteriormente ha fallecido en el hospital.

 

Condenan familia 112.000 € por ruidos

Condenan a una familia a pagar 112.000 euros por molestar a su vecina con los ruidos de sus hijos

La denunciante asegura que el piso que tenía justo arriba parecía un «patio de colegio» y que no podía descansar ni relajarse

ABC.ES
MADRID06/03/2018 21:51hActualizado:06/03/2018 21:51h

NOTICIAS RELACIONADAS

Sarvenaz Fouladi, de 38 años, residente en el londinense barrio de Kensington, denunció a sus nuevos vecinos, la familia El Kerrami –que se acababa de mudar al piso de arriba–, por los «intolerables» ruidos que hacían sus hijos.

La mujer, que vive con su madre, asegura que aquello parecía un «patio de colegio» en que los niños jugaban, cantaban y saltaban. Explica que no la dejaban descansar ni relajarse; que, desde que se mudaron, habían arruinado la paz que había en su casa.

En respuesta a la demanda interpuesta por Fouladi, un juzgado de Reino Unido ha dictaminado que los El Kerramis tienen que pagar a su vecina 100.000 libras (112.050 euros), recoge el diario británico The Mirror.

 

La denunciante, cuenta que muchos de los ruidos que hacía la familia en su día a día le resultaban molestos: desde el sonido de la caldera hasta el de los grifos, pasando por el de la nevera, el de la chimenea y, por supuesto, el de los más pequeños de la casa. Afirma que deberían haber cubierto su hogar de moqueta y alfombras que sirviesen de aislante, pero, sin embargo, no lo hicieron.

Así lo reconoció también el juez Nicholas Parfitt, quien pronunció la sentencia (la multa) final. El magistrado aseguró que, aunque se trataba de sonidos que cualquiera hacía en el día a día, losEl Kerramipodrían haber adoptado medidas para no ocasionar molestias a su vecina.

Más artículos...